Tiroides

TIROIDES

La glándula tiroides, con forma de mariposa, se sitúa en la parte anterior del cuello. La misión de ésta es producir hormonas tiroideas que regulan el metabolismo del cuerpo. En ocasiones, esta glándula puede presentar alteraciones en cuanto a forma, tamaño o función. 

Las alteraciones de la glándula pueden ser de:

  • Tamaño o forma: bocio, nódulo tiroideo, cáncer de tiroides
  • Función: hipertiroidismo, hipotiroidismo
  • Inflamaciones: tiroiditis

Las alteraciones de las glándulas se diagnostican por los síntomas y se complementan con algunas pruebas complementarias como son los análisis de sangre, ecografía tiroidea, gammagrafía tiroidea y PAAF (Punción Aspiración con Aguja Fina).

SÍNTOMAS

 

Las alteraciones más frecuentes de esta glándula son el hipotiroidismo y el hipertiroidismo.

En el caso de hipotiroidismo, los síntomas que puede presentar el paciente son: astenia (cansancio), estreñimiento, somnolencia, aumento de peso, intolerancia al frio y sequedad de piel.

En cuanto al hipertiroidismo, los síntomas más frecuentes son: la taquicardia, temblor de manos o generalizado, diarreas, pérdida de peso, nerviosismo y en ocasiones se acompaña de exoftalmos (ojos saltones).

Si se presentan alguno de estos síntomas, es aconsejable acudir al especialista que le indicará los análisis y pruebas que se debe realizar.

 

TRATAMIENTO

 

En el hipotiroidismo, el tratamiento será sustitutivo de forma crónica con hormona tiroidea individualizando la dosis para cada paciente y ajustándola en cada ocasión.

Cuando la alteración que presenta el paciente es hipertiroidismo, el tratamiento se realiza con medicamentos antitiroideos, radioyodo y/o cirugía.

La respuesta al tratamiento varía de un paciente a otro, por lo que es imprescindible acudir a un especialista para el ajuste y control del mismo.