PARATIROIDES

PARATIROIDES

Las glándulas patatiroides habitualmente son 4, del tamaño de un guisante y se sitúan en la parte anterior del cuerpo sobre la glandula tiroides. Su misión es fabricar PTH u hormona paratiroidea que va a ayudar a regular el metabolismo del calcio.

Las alteraciones pueden ser tanto por exceso en el caso del Hiperparatiroidismo, como por defecto provocando Hipoparatiroidismo.

 

HIPERPARATIROIDISMO

 

En este caso aumentan los valores de calcio en sangre y los pacientes refieren síntomas como:

  • Sensación de debilidad.
  • Dolores por todo el cuerpo.
  • Dolor abdominal.
  • Pérdida de apetito.
  • Nauseas, vomitos.
  • Hipertensión arterial.
  • Poliuria (orinar mucho)
  • Depresión.
  • Cálculos renales.

En ocasiones el exceso de calcio en sangre puede estar originado por un cáncer de paratiroides.

El tratamiento siempre tiene como objetivo restablecer los niveles de sangre mediante cirugía de la glándula afectada o medicamentos en el caso de que esta no esté indicada.

 

HIPOPARATIROIDISMO

 

En el caso del hipoparatiroidismo, los niveles de calcio en sangre están disminuidos dando lugar a:

  • Dolor abdominal.
  • Cataratas.
  • Uñas quebradizas.
  • Piel seca.
  • Calambres musculares.
  • Hormigueo en labios, manos y pies.
  • Tetania (espasmos musculares).

 

Diversos transtornos se asocian también con hipocalcemia (valores bajos de calcio en sangre). En estos casos, además del aporte de calcio, habrá que tratar el transtorno causante.

La Vitamina D, es imprescindible para la absorción del calcio a nivel intestinal y con frecuencia presenta déficits que hay que corregir. 

Los métodos con los que se diagnostican estas enfermedades además de la clínica (síntomas) los analisas de sangre y orina, gammagrafía paratiroidea, densitometria, TAC y ecografía cervical. El tratamiento siempre tiene como objetivo restablecer los niveles de calcio en sangre, para lo cual se emplearan diversos fármacos en función del problema a tratar.